24/11/2019

Muñecas rusas

Juan Oviedo reflexiona sobre el presente del país, y su rumbo
Las muñecas rusas son una que una contiene a otra más pequeña hasta llegar a la última de todas ellas y que es la más chica de todas, el juego de las contenciones nos habla de un orden, la mayor contiene a la menor. ¿Por qué iniciamos esta nota con el ejemplo de las muñecas rusas?, por los órdenes en la realidad de los países, si lo que contiene es lo económico a lo político o viceversa.

Bolivia y Chile bien hoy lo representan, bonanza económica en Bolivia pero con agitación política hasta el punto de quebrar el orden institucional. Mientras que por el lado de Chile la férrea construcción política se ve jaqueada por la gran desigualdad económica en el país trasandino y motivo de las movilizaciones y los enfrentamiento contra las fuerzas represivas.

¡Y por aquí en la Argentina?, mire, aquí se habla de Macri, se habla de la derecha y se habla del Neoliberalismo, ¿cuál es el orden aquí?, pues Macri ya fue, entonces, si él comandaba las políticas económicas en el país, lo que él instaló, fácilmente se lo pueda desinstalar, ahora, si el orden es Neoliberal, poco importa que Macri no esté, porque el siguiente presidente si o si deberá ejercer las bases neoliberales en su gobierno. Supongamos que no es así, sino que todo comienza con el concepto político de la Derecha, la ecuación del sesgo político se impondrá sea quien sea elegido ¿y ese elegido?, para sostenerse deberá pactar-seguir las instrucciones del orden que lo precede.

Ahora, ¿hay matices en todo esto?, bueno, eso será el resultado de las políticas a implementar del flamante gobierno, los matices serán su triunfo a conseguir, primero, no ser asfixiado por la imposición Neoliberal como fuerza macro (ya que se trata de un modelo cultural), libertad de mercado regulando la economía, abrirse a las importaciones, poco Estado, esfuerzo, eficiencia y meritocracia, después, lidiar contra la derecha de su propio movimiento, la otra pata que necesitaba para lograr los votos necesarios que lo llevaron a la presidencia, sindicatos, provincias y legisladores, bueno, negociar con ellos ofreciendo cosas que prometió y por último, él, como nuevo apellido con sus ideales en juego que lo llevo a oponerse incluso con su actual vice presidenta.

Hablamos de orden, pero algo a llegar ante un desorden instalado que funcionarios y aliados políticos de Macri dejaron en la República.

¿Por dónde empezar?

La mayor parte de la sociedad entera está en estado de mendicidad, las formas para enfrentar esa mendicidad ya fueron hechas públicas, alimentación, aumento a jubilados y paritarias, después, arreglar con los acreedores de los vencimientos de la deuda, pagar sí, pero no a cualquier costo, y lograr un equilibrio que significa el peronismo y el kirchnerismo, pareciera ser que las muñecas rusas en la realidad del país están siendo evaluadas y así, lograr un orden.

Pero, ¿qué otorga ese orden?, las jerarquías en disputa o lo importante que hay en el país y eso determine a lo jerárquico. ¿Ve la cuestión?, Bolivia y Chile se hacen presente de nuevo, lo económico y lo político se entrecruzan reclamando su importancia, donde el hambre y lo represivo son banderas corrientes en los países Latinoamericanos, y todo porque jamás se tuvo en cuanta la cabal jerarquía en todo el continente, que es su gente, que es el Latinoamericano, el mestizo, el originario, y para ellos debe trabajar lo político, los apellidos propios y lo económico, esa sea la primera mamushka de las muñecas rusas y contenedoras de todas las restante o el orden de la jerarquía: el Latinoamericano.

Juan Oviedo

SiGesellnoticias