09/01/2019

Onticidad

Juan Oviedo y sus reflexiones
Un barco que no navega o un avión que no vuela, ¿es un barco y un avión?, poner en tela de duda a la forma material implique que no es la onticidad lo que determina el "es" de las cosas sino la función, lo que nos dice que lo que no navega o lo que no vuela, más allá de tener apariencia de barco y de avión, no son ni barcos ni aviones.

Entonces la pregunta pertinente a la faz política, la oposición que no logra poner freno, límites concretos a los hechos de gobierno, ¿es oposición?, y con esta pregunta poner en tela de juicio a esta inútil condición que no tiene poder pero a la que es considerada imprescindible para el juego democrático, una farsa como tal, pues el oponerse como tal me de continuidad en el sistema y me otorgue la categoría de ser.

Sin embargo, quien manda y tiene poder será siempre todo gobierno desde su agenda determinada donde el resto del ámbito político quede subordinada a ella, por el cual si se ha de ser estricto con esto del ponerse, si se pertenece a esa condición pero sin cambiar el estado de las cosas, en el fondo acompañe al gobierno, acompaña a lo que se opone.

No está en el decir, no está en el quejarse, no está en un planificar que no se llevara a cabo, no está en un movilizar, ni en un manifestar, entender una oposición desde lo declarativo y lo partidario, es darle entidad desde lo óntico, desde la formalidad, sin señalar o cuestionar su inutilidad para torcer rumbos de gobierno.

Hablamos de una condición parasitaria que vive por el designado pero sin un concreto denotado, entonces, 2019, año electoral y ya se van perfilando los candidatos, los que se opusieron y los que también acompañaron como oposición, las elecciones tienen un efecto avispero donde todos van a revolotear desde el aparecer mediático para llegar al electorado y alzarse con el botín que las elecciones posiciona, ser gobierno, mientras:

Yo no puedo pensarme desde vos
Pensarme sujeto de derecho
Porque el derecho asiste a quienes
Lo regulan por la fuerza
Económica, jurídica, represiva
De abogados y policías y a leyes conformes
A intereses de rapiñaje.

Yo no puedo aceptar tu justicia
La de la propiedad privada que invade
El uso y el hábitat natural de haber nacido
Vivido, crecido y desarrollado como pueblo
Y hoy arrancarnos del lugar nuestro hogar
Por intereses del pecunio por el imperio
De esa propiedad privada.

Yo no puedo votarte
No se puede confiar en quien hace de la palabra
Su instrumento de labranza
Su hacha en la selva, su pala de albañil
Porque lo desconoce todo
De aquello que hace a un lugar
Del hombre, de la herramienta y de la tierra.

Tu caminas con zapatos bien lustrados
Y nosotros, vamos descalzos por la tierra
Por los montes, y las reservas
Acumulas sin piedad, casas, coches, dinero
Estas en donde estás en nuestro nombre
Al que desconoces y favorecido por un sistema
Que nos obliga y por ello
Son presidentes, gobernadores, intendentes
Diputados, senadores, concejales
Punteros, manzaneras, candidatos
Representantes de la democracia liberal
Y figuras mediatizadas del folclor visual.

Juan Oviedo

SiGesellnoticias