11/06/2013

Masa de los siete sabores

la virtud de esta masa es que puede conservarse mucho tiempo
Una antigua leyenda alemana asegura que la masa de los siete sabores “lebkuchen” tiene propiedades mágicas, pues ahuyenta a los malos espíritus gracias a su alquímica combinación de especias (pimienta, nuez moscada, coriandro, cardamomo, canela, clavo de olor y jengibre).

Con esta masa tan tradicional y sabrosa solían preparar los calendarios de adviento (días previos a la Navidad) con 24 galletas de miel. A partir del 1 de diciembre cada familia retiraba una galleta y la partía (como hizo Jesús con el pan en la última cena) para compartir con los restantes miembros de la familia hasta llegar al día de Nochebuena.

Otra costumbre deliciosa asociada a esta masa es la fabricación de la casita de Hansel y Gretel, a la que llaman “knusperhaus” (casa de los mordiscos). Esta casita, cuyas paredes y techo son de masa de miel, se adorna con toda clase de golosinas y se comparte presisamente la noche del 24 estre todos los miembros de la familia.

Por lo general, ya que esta masa puede conservarse mucho tiempo sin alterarse, la dueña de casa arma la casita varios días antes. En algunas familias se conserva la tradición de ponerle una velita de noche para recordar la luz de Cristo.

La masa de galletas de miel da muchas posibilidades para realizar formas festivas: el famoso muñeco-galleta, pinitos, corazones y todo lo que dicte la imaginación

Liliana Garegnani

SiGesellnoticias